Funciones de una asesoría fiscal

Funciones de una asesoría fiscal

Los servicios de una asesoría fiscal son muchos, pero nos centramos en que uno de sus principales objetivos, es conseguir que una empresa o trabajador autónomo sea capaz de tener que pagar la menor cantidad de impuestos posible, ajustándose siempre a las leyes tributarias correspondientes.

Nosotros somos perfectamente conscientes de lo importante que resulta para una empresa el servicio de una asesoría fiscal, y por ello, con el objetivo de que tú también lo seas, a continuación te vamos a contar cuáles son las principales funciones a desempeñar por una asesoría fiscal. Presta atención y toma nota. Comenzamos.

Principales funciones que desempeñará un asesor fiscal

Dentro del mundo de la asesoría fiscal, hay que decir que son muchos los diferentes tipos de asesores que nos podremos encontrar, comenzando por aquellos que únicamente se limitan a cumplimentar las liquidaciones tributarias de sus clientes, y terminando por aquellos que ofrecen un servicio de asesoría completo, encargándose prácticamente de la totalidad de la gestión de una empresa.

Dicho esto, un asesor fiscal se encargará de ofrecerte asesoramiento y planificación fiscal, en todo lo relacionado con la normativa tributaria, así como en defensa de los intereses de los contribuyentes.

También hay que decir que se encargará de ofrecer todo tipo de información, asistencia, así como representación a las personas contribuyentes en cuanto a sus obligaciones tributarias se refiere, consiguiendo de esta manera hacer valer los derechos de los obligados tributarios, respecto a la Hacienda Pública.

Se encargará además de contrastar y gestionar la información, así como el conocimiento en materia tributaria, mediante el uso y el manejo de la bases de datos fiscales, así como otras herramientas de tipo telemático, con la función principal de conseguir los objetivos que se hayan establecido.

Otra de sus funciones es analizar la realidad jurídica y tributaria, para tratar de elegir las mejores soluciones a determinados problemas, tomando las mejores decisiones, siempre dentro de los plazos establecidos para ello. También se centrará en que la empresa cumplimente las liquidaciones tributarias, tanto en tiempo como en forma.

Hay que destacar también que trata de ponerle las cosas fáciles a los contribuyentes, ya sean personas físicas o jurídicas, a la hora de realizar un detallado análisis de la normativa tributaria, así como de la interpretación y actuación administrativa, la cual será aplicable a la casuística del asesoramiento.

Identificar las responsabilidades tributarias que estén relacionadas con la fallida calificación de las operaciones, así como el incumplimiento de las obligaciones tributarias formales y materiales.

El asesoramiento lo ofrecerán siempre de manera relacionada con los derechos aduaneros, a través del conocimiento de la regulación general, y de manera particular, directamente sobre la regulación de los diferentes regímenes aduaneros suspensivos existentes.

Ofrecerá también asesoramiento respecto a los tributos locales o de las comunidades autónomas, para tratar de aplicar una metodología de optimización fiscal para el contribuyente.

Y para terminar, también ayudará a la hora de realizar una planificación fiscal de manera adecuada, en cuanto a la transmisión de bienes y derechos de los contribuyentes.

De modo que ya lo sabes, si todavía no cuentas con un asesor laboral que ayude a la gestión de tu negocio, no le des más vueltas y da el paso. No te arrepentirás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *