Más allá del misionero, ¿qué le pides a una escort en la cama?

El ser humano es, de entre todos los animales, el más privilegiado. A diferencia del resto, el hombre no mantiene sexo únicamente con el fin de la procreación sino que lo suyo es para el puro gozo. Sin embargo, apenas sabemos sacar partido a esa característica única y magnífica con la cual hemos sido dotados como seres únicos, que es la creatividad. Existen mil posturas capaces de procurarnos un sinfín de placeres y orgasmos múltiples, pero apenas salimos del misionero. ¿Y eso?

Si el autor del kamasutra levantara la cabeza volvería a morirse de la frustración que le daría ver que, en pleno siglo XXI, continuamos practicando la misma posición sexual que nuestros abuelos y que somos excesivamente prudentes en la cama.

Si acudes a chicas escorts en Vizcaya, no te cortes. Anímate a desatar la pasión más desenfrenada, despierta tus más bajos instintos y goza como nunca de tu cuerpo y del cuerpo más hermoso que la vida ha puesto ante ti, el de esa diosa de la lujuria que tienes ante tus ojos. Porque las escorts son maestras expertas del placer.

Mucho más que el misionero, mucho más que un coito

Hay muchos hombres, más de los que pensamos, que cuando acuden a una chica de compañía ni siquiera buscan sexo, solo compañía. Las prostitutas a menudo se convierten en las perfectas cómplices y confidentes más allá del sexo. No en vano, hay un refrán que dice que las mejores relaciones son aquellas en las que dos se tratan como amigos, se cuidan como hermanos y juegan como pervertidos. Más cierto, imposible, y a veces los varones no tienen una gran necesidad de sexo, sino de ser escuchados sin que se les juzgue, algo a lo que las chicas de vida fácil está muy acostumbradas.

En el terreno propiamente carnal o del placer, no olvidemos que pedir siempre el mismo menú es aburrido. No acudimos a un restaurante a comer un plato que habitualmente podemos preparar en casa entonces, ¿por qué no innovar cuando vamos a un negocio del sexo? Es momento de dar rienda suelta a tus fantasías, de probar posturas imposibles e ir más allá de lo que nuestra pareja nos permitiría dentro de una relación convencional.

Masajes eróticos

Son los eternos olvidados. Sin embargo, los masajes eróticos no solo son una herramienta magnífica para dar placer erótico sino que relajan, alivian el estrés y mejoran nuestra salud. Si te los realiza una chica atractiva y dispuesta a entregarse contigo llevándote al séptimo cielo, ¿qué más puedes pedir? Si aún no los has probado, es el momento de hacerlo.

Descubre con los masajes eróticos nuevas dimensiones de placer. Date permiso para jugar a ser otros personajes, una escort tiene una imaginación prodigiosa y calenturienta. ¿Qué tal está la tuya? Desátala sin miedo y lánzate al disfrute desenfrenado viviendo la noche más loca. Acompañado de una bella señorita, o de dos. Experimenta lo que es participar en una orgía erótico festiva y ser el centro de deseo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *